yankis.es.

yankis.es.

Sumergiéndose en la cultura Amish en Pensilvania

Sumergiéndose en la cultura Amish en Pensilvania

Introducción

La cultura Amish es una de las más fascinantes y enigmáticas de los Estados Unidos. Estos descendientes de los anabaptistas de Suiza se establecieron en Pensilvania a principios del siglo XVIII y han conservado sus tradiciones y costumbres hasta el día de hoy. En este artículo, te llevaré en un viaje para descubrir la cultura Amish en Pensilvania y sumergirte en su forma de vida y de pensamiento.

Historia de los Amish en Pensilvania

Los Amish llegaron a Pensilvania en 1737, cuando un grupo de unos 200 de ellos se estableció en la región de Lancaster. Los Amish fueron atraídos por la tolerancia religiosa de la colonia de Pensilvania, que fue fundada por William Penn en 1681 como refugio para los quáqueros y otros grupos perseguidos en Inglaterra. Los Amish se establecieron en granjas y comenzaron una vida agrícola autosuficiente, lo que sigue siendo una parte importante de su forma de vida hoy en día. Durante los siglos XVIII y XIX, muchos Amish se mudaron a otros estados, incluyendo Ohio e Indiana, en busca de nuevas tierras y oportunidades. Aunque la modernización y el ritmo de vida acelerado han sido un desafío para la supervivencia de la cultura Amish en todo el mundo, hay unas 20,000 personas que aún mantienen sus tradiciones en Pensilvania.

Visitar comunidades Amish en Pensilvania

Si queréis sumergiros en la cultura Amish, la mejor forma es visitando las comunidades Amish en Pensilvania. Hay varias formas de hacerlo, incluyendo tours guiados en carro, bicicleta, a pie o en coche. Uno de los lugares más populares para visitar es la región de Lancaster County, donde se encuentran las comunidades Amish más grandes y auténticas de los Estados Unidos. Allí, podéis ver granjas y aldeas Amish, visitar tiendas de artesanías y muebles hechos a mano, y probar la deliciosa comida Amish en restaurantes y mercados locales. Otro lugar para visitar es la ciudad de Intercourse, que cuenta con diferentes atracciones, incluyendo el Amish Country Homestead, donde podéis adentraros en una casa Amish y experimentar su estilo de vida. También podéis hacer compras en una gran variedad de tiendas de artesanías, textiles y bienes hechos a mano, o visitar granjas de trabajo y participar en actividades como la recolección de huevos y la producción de queso.

Costumbres y Tradiciones Amish

Los Amish siguen una forma de vida simple y no tecnológica, que se basa en la comunidad, la familia y la religión. Entre sus tradiciones más notables se encuentran: La vestimenta: Los Amish se visten con trajes sencillos y hechos a medida en tonos oscuros y colores sólidos. Las mujeres usan pañuelos en la cabeza y no se cortan el pelo, mientras que los hombres usan sombreros y barbas. Esta forma de vestir refleja su compromiso con la modestia y la humildad. La religión: Los Amish son cristianos conservadores, que se basan en la Biblia para su forma de vida y pensamiento. Asisten a servicios religiosos cada dos semanas en casas particulares y centros de oración, donde cantan himnos y se reúnen para la comunión y la reflexión. La familia: La familia es una parte importante de la vida Amish. La mayoría de los Amish se casan jóvenes y tienen una gran cantidad de hijos, y se espera que permanezcan juntos para siempre. La familia es una fuente de ayuda y apoyo mutuo, y los Amish se preocupan por la crianza de sus hijos en un entorno seguro e íntimo. La educación: La educación es muy valorada en la cultura Amish, pero los niños no asisten a escuelas públicas. En su lugar, los Amish tienen escuelas privadas, impartidas por maestros del propio grupo, que se centran en enseñar habilidades prácticas y la lectura de la Biblia.

Gastronomía Amish

La gastronomía Amish es otro punto fuerte. Los Amish son conocidos por sus abundantes comidas, que se preparan con productos locales, frescos y sencillos. Los ingredientes principales son la carne, como pollo, cerdo y ternera, y las verduras, como el maíz, los guisantes y las habas. También son famosos por sus pasteles, tartas y panes caseros. Si visitáis una comunidad Amish, podéis probar algunos de los platillos tradicionales en restaurantes y mercados locales. Entre los platos más populares se encuentran el pollo frito, el pastel de hojaldre de durazno y el budín de pan.

Viviendo como un Amish

Vivir como un Amish no es una tarea fácil. La mayoría de nosotros estamos acostumbrados a la tecnología y los lujos modernos, pero los Amish mantienen una forma de vida simple y sin complicaciones. Si queréis experimentarlo, podéis hacer una estancia en una granja Amish o alojaros en una casa rural de gestión familiar. Durante vuestra estancia, podéis participar en las actividades cotidianas de los Amish, como la recolección de huevos, la alimentación de los animales, la producción de queso y la elaboración de artesanías. También podéis disfrutar de la compañía y hospitalidad de los Amish, y aprender sobre sus tradiciones y valores.

Conclusión

La cultura Amish es única en su forma de vida simple, sin tecnología y centrada en la comunidad, la familia y la religión. Si queréis explorarla, hay muchas formas de hacerlo en Pensilvania, desde visitar aldeas y granjas Amish hasta participar en actividades cotidianas y estancias en casas rurales. La gastronomía Amish es otro punto fuerte, con su abundante comida casera y sus postres deliciosos. En definitiva, sumergirse en la cultura Amish es una experiencia fascinante y enriquecedora que os adentrará en una forma de vida única en el mundo.